Siddhartha“…¡Qué camino el mío, sin embargo!…He tenido que probar … para poder sentir la gracia, para volver a oír el Om. He tenido que pecar de nuevo para poder revivir. ¿Por dónde me llevará aún mi camino?…”

“…y saber que el pajarillo, la fuente cantarina y la voz aún estaban vivos en su interior, pese a todo, era la causa inmediata de su alegría, de su risa, de los rayos que iluminaban su rostro bajo los cabellos grises. ¡Qué bueno -pensó- es probrar por sí mismo lo que hay que saber!…”

“…Ningún hombre es capaz de ver hasta qué punto del camino ha avanzado su prójimo…He experimentado … para aprender a amar al mundo…”

“…y su sonrisa …volviéndose casi tan radiante, casi tan inundada de alegría,igualmente brillante en sus mil arrugas diminutas, igualmente infantil y vieja